Ahora que existe un claro repunte de compras de vivienda usada hay que prestar mucha atención a las ofertas de financiación que las agencias inmobiliarias proponen a los potenciales compradores. Suelen presentarse simultáneamente y bajo la denominación de otra empresa distinta a la de la agencia pero en la misma oficina y en el mismo momento de la primera visita.

Por nuestra experiencia, hemos observado que estas ofertas,  bajo el anzuelo de financiar hasta el 100 % del precio o más, contienen cláusulas abusivas ( multas por desistir equivalentes a un porcentaje del préstamo, por ejemplo) e intereses muy elevados; también pueden consistir en servicios de muy poco valor añadido ( representación del cliente ante entidades de crédito para la tramitación del préstamo, por ejemplo).

Purchase agreement for houseCon ello, lo que se consigue muchas veces es la falta de reflexión a la hora de firmar las reservas y la captación de unos miles de euros que luego pueden ser muy difíciles de recuperar. Jamás hay que dejarse llevar por las prisas o por la tan manida frase de que «existen otros interesados en la misma vivienda».

Si hemos tenido la desgracia de morder el anzuelo al primer atisbo de problemas tenemos que evidenciar por escrito cómo ha sido el método de captación y la evidente vinculación que existe entre ambos contratos y entidades.

Desgraciadamente en nuestro derecho inmobiliario no contamos con una normativa desarrollada sobre este tipo de operaciones vinculadas ( compra y financiación), donde los vicios o incumplimientos de una afectan directamente a la otra.

Resulta lamentable que el suplemento Su Vivienda de El Mundo de 11 de septiembre de 2015 haga un artículo al respecto sin el más mínimo análisis crítico de esta peligrosa situación, a modo de publirreportaje.

© Inmoabogados 2020 Aviso Legal 

logo-inmoabogados-10-aniversario

  

webs amigas